El retrato es algo muy personal, tanto el arte de Mucha o Klimt, como el Cómic o el dibujo tradicional. Hay que dar un paso atrás y respirar, antes de seguir.